Quién recibe préstamos personales de los Bancos

La escasez de préstamos y créditos viene acentuándose desde el inicio de la crisis y se ha profundizado desde mediados de 2010. Sólo unos cuantos privilegiados han tenido acceso a la financiación de Bancos y Cajas de Ahorro.

Bien sean particulares o empresas son muy pocos los que poseen un perfil considerado ideal por la banca. La situación ha llegado a tal punto de que ya ni siquiera los funcionarios públicos gozan del trato preferencial del que eran objeto hasta hace poco. De hecho, varias instituciones financieras han dado fin a los convenios firmados con este colectivo.

La estrategia del sector financiero es cero riesgo y ahora su público meta ha cambiado. Sus “candidatos” no son ya las personas comunes con ingresos medios, actualmente las pocas solicitudes aprobadas provienen de personas de un estrato diferente.

En primer término, se revisan los ingresos y se da prioridad a los contratos indefinidos o a las personas que tienen otras propiedades con las cuales responder en un momento de carencia de los ingresos mensuales. Mejor aún si el grupo familiar posee por lo menos dos nóminas por trabajos adelantados en sectores consolidados o emergentes.

En cuanto a este tema de los sectores quedan eliminados los que estén en momentos bajos, como por ejemplo el sector inmobiliario y todo lo que se relaciona con éste (fábrica de ladrillos, puertas y ventanas, herrajes, suelos, etc), o el de venta de vehículos.

Es decir, que no es suficiente con la nómina doble sino que además el Banco va más allá y se asegura de que el solicitante no tendrá problemas futuros para pagar las cuotas de su préstamo hipotecario o crédito personal.

Los sectores emergentes también están mejor valorados como pueden ser el de nuevas tecnología y dentro de éstas los diseñadores de vídeo juegos, desarrolladores de software y en otro contexto el sector de la seguridad y el de las energías renovables.

La edad es otro factor que suma o resta puntos. El perfil de un joven que inicia su carrera en una empresa sólida es bienvenido, más aún si no posee una carga familiar importante.

El porcentaje en el cual estas personas pueden endeudarse bajado. Lo que antes estaba sobre el 35% y podía alcanzar hasta un 45%, actualmente se circunscribe a un inamovible 30% y así lo advierten algunas entidades en sus simuladores de préstamos hipotecarios como condición fundamental.

La cautela es la norma e inclusive cuando el perfil es de bajo riesgo de riesgo moderado, si los ingresos no cuadran exactamente o algún rasgo del solicitante deja un vestigio de duda, lo próximo es la solicitud de una garantía hipotecaria o de un avalista que, de paso, debe ser tan o más solvente que quien solicita la financiación.

En cuanto a las empresas, el filtro es más sencillo: el hecho de que haya sobrevivido estos años y se mantenga activa en el mercado ya es un buen síntoma que la hace buena candidata, a partir de entonces podrá sentarse a negociar con su banco y exponer sus proyectos. El otro sector de empresas son las más sólidas, multinacionales, a prueba de crisis, como pueden ser la PepsiCo, Inditex, empresas internacionales de servicios profesionales que apoyan corporaciones en los momentos de crisis como importantes bufetes de abogados, asesores financieros y fiscales, empresas de asesoría en gestión de cobros, etc.

Este escenario hace pensar que el capital ya no es tan democrático y que los préstamos personales se han vuelto un privilegio para un estrato social determinado, es curioso porque quizás sea ese sector el que menos necesita que Bancos y Cajas le presten dinero.

Did you enjoy this post? Why not leave a comment below and continue the conversation, or subscribe to my feed and get articles like this delivered automatically to your feed reader.

Comments

No comments yet.

Leave a comment

(required)

(required)